Noticias | - 8:00 am


Los dos tipos de fe (Parte 5)3 min read

La fe sobrenatural tiene el carácter activo. Es semejante a un volcán que está listo para entrar en erupción en cualquier momento, siempre que sea necesario o requerido.

Los dos tipos de fe (Parte 5) La fe sobrenatural

La fe sobrenatural tiene el carácter activo. Es semejante a un volcán que está listo para entrar en erupción en cualquier momento, siempre que sea necesario o requerido. Probablemente, sea ésta la razón por la que los héroes de la fe de la Biblia tenían un carácter agresivo delante de los problemas que surgían, especialmente de aquellos causados por los enemigos de la fe y, naturalmente, enemigos de Dios.

Eran hombres llenos de coraje, impetuosos y valientes. No se acobardaban delante de las circunstancias, al contrario, enfrentaban cualquier tipo de situación, porque tenían la más absoluta certeza de que había Alguien con ellos, garantizándoles la victoria. David fue un ejemplo. Cuando los filisteos reunieron sus tropas para enfrentar al ejército de Israel, vino el gigante Goliat, de parte de ellos y lanzó un desafío, que hizo temblar no sólo al rey de Israel, sino a todo su ejército, con el siguiente insulto:

“Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra mí. Si él puede pelear conmigo y me vence, nosotros seremos vuestros siervos; y si yo puedo más que él y lo venzo, vosotros seréis nuestros siervos y nos serviréis. Hoy yo he desafiado –añadió el filisteo- al campamento de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo. Al escuchar Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turbaron y tuvieron mucho miedo”.

(1 Samuel 17:8-11).

El rey Saúl estaba tan asustado que prometió para aquel que venciese a Goliat, no solamente grandes riquezas, sino también a su propia hija como esposa, además de exentarlo de impuestos.

Habría sido muy fácil para él si sus hombres hubiesen sido fuertes físicamente, porque podría elegir al más fuerte y enviarlo a pelear con Goliat. Pero no había ninguno que pudiera enfrentar a aquel gigante. El tiempo pasaba y no aparecía nadie para la pelea. ¡Podemos imaginar cómo Goliat y sus compañeros se burlarían del ejército de Israel!

Cuando David tomó conocimiento del hecho y de la humillación que su pueblo estaba sufriendo (pues todos sin excepción mostraban un carácter cobarde), por ser él un joven de fe sobrenatural, valiente e intrépido, hizo la siguiente pregunta:

“… ¿quién es este filisteo incircunciso para que provoque a los escuadrones del Dios Vivo?”.

(1 Samuel 17:26).

En ese ínterin, podemos ver cómo Saúl y todo su ejército, hasta ese momento, sólo veían a Goliat con los ojos de la fe natural; o sea, por su tamaño, espada y armadura, por las circunstancias que los rodeaban. Tal vez porque eran guerreros y fueron instruidos para luchar usando apenas la fe natural del soldado. ¡Pero David no! Él era diferente. No tenía ninguna experiencia militar porque era muy joven para eso. Sin embargo, dentro de él había algo mucho más importante que cualquier enseñanza o entrenamiento militar, más fuerte que todas las fuerzas de este mundo y más sabio que cualquier sabiduría de este siglo: ¡El poder de la fe sobrenatural! ¡La plena certeza de que hay un Dios Vivo que dirige y controla todas las cosas en todo el universo, y que sostiene a todos los que en Él confían!

 

Continuará…

Si aún no ha leído la primera, segunda, tercera y cuarta parte, ingrese a los siguientes links:

Los dos tipos de fe (Parte 1)

Los dos tipos de fe (Parte 2)

Los dos tipos de fe (Parte 3)

Los dos tipos de fe (Parte 4)

Mensaje sustraído de: El Poder Sobrenatural de la Fe (autor: Obispo Edir Macedo)

Ubique la Universal más cercana a usted: Direcciones

Si usted tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Si le gustaría añadir su nombre y el de su familia en el libro de oración: Libro de Oración

Regrese a la página principal: Página Principal

Alimente su espíritu, leyendo mensajes de fe para su edificación espiritual: Viviendo por la fe


Informe de error